Cómo bajar de peso

Nutrición para perder peso: lo que toma bajar de peso

¿Qué se requiere para bajar de peso?

Para perder peso, usted tiene que comer menos calorías de las que su cuerpo usa. Las calorías son la cantidad de energía que hay en la comida que usted come. Algunos alimentos contienen más calorías que otros. Por ejemplo, los alimentos con un contenido alto en grasa y azúcar también tienen un contenido alto en calorías. Si usted come más calorías de las que su cuerpo usa, las calorías adicionales se almacenarán en su cuerpo como grasa en exceso.

Una libra (0,453 kg) de grasa equivale a más o menos 3500 calorías. Para perder una (1) libra de grasa en una semana usted tiene que comer 3500 calorías menos, esto equivale a 500 calorías menos cada día, o tiene que “quemar” 3500 calorías más. Usted puede quemar calorías haciendo ejercicio o simplemente estando más activo. Hable con su médico de familia antes de comenzar cualquier tipo de programa de ejercicio. Su médico puede ayudarle a determinar qué tipo de programa de ejercicio es el adecuado para usted.

La mejor manera de perder peso y no volver a ganarlo es comiendo menos calorías y manteniéndose activo. Si usted reduce 250 calorías de su dieta cada día y hace suficiente ejercicio para quemar 250 caloría, esto suma hasta 500 calorías menos en un día. Si usted hace esto durante siete días, puede perder una (1) libra de grasa (0,453 kg) en una semana.

Muchos expertos piensan que usted no debe tratar de perder más de dos (2) libras (0,907 kg) por semana. Perder más de dos (2) libras en una semana usualmente significa que usted está perdiendo agua y masa muscular magra en vez de estar perdiendo el exceso de grasa. Si hace esto, tendrá menos energía y probablemente volverá a aumentar de peso.

¿Con qué frecuencia debo comer?

La mayoría de las personas pueden comer tres (3) comidas al día y un (1) bocadillo (refrigerio) cada día. Las tres (3) comidas serían más o menos del mismo tamaño y deberían tener un contenido bajo en grasa. Intente comer una o dos tazas de frutas y vegetales, dos (2) a tres (3) onzas de granos integrales y una (1) a dos (2) onzas de carne o substituto de la carne en la mayoría de las comidas.

Algunas personas se benefician más si comen cinco (5) a seis (6) comidas más pequeñas durante el día, dejando pasar dos a tres horas entre comida y comida. Por ejemplo, su primera comida del día puede ser una taza de yogur, con bajo contenido de grasa o sin grasa, y una banana. Tres horas más tarde podrían comer un sándwich sencillo de la salsamentaría con pan integral y mayonesa sin grasa.

Tome el desayuno y no se salte las comidas. Si bien saltarse comidas puede ayudarle a bajar de peso al principio, a largo plazo esto fracasa. Saltar comidas puede hacerlo sentir muy hambriento posteriormente en el día, lo que causará que coma demasiado en la siguiente comida.

Después de aproximadamente un mes de comer un desayuno y almuerzo normales y una comida ligera, su cuerpo se adaptará.

¿Qué tienen de malo las comidas con un alto contenido en grasa?

Los alimentos con alto contenido en grasas usualmente tienen alto contenido calórico, lo cual puede conducir a un aumento de peso no deseado. Consumir demasiadas grasas saturadas y grasas trans puede aumentar el nivel de colesterol LDL o colesterol “malo”, además de aumentar su riesgo de enfermedad del corazón. El Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA en inglés) sugiere que no coma más de 20 gramos de grasa saturada y que la cantidad de grasa trans sea lo más cercana posible a cero (0) gramos. Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo leer los rótulos de información nutricional.

Es importante recordar que algunas grasas pueden ser beneficiosas para su salud general. Las grasas “buenas”, tales como las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas se encuentran en pescados, nueces y productos lácteos sin grasas o con bajo contenido de grasas.

¿Puedo confiar en la información sobre nutrición que dan los periódicos y las revistas?

A menudo, los consejos sobre nutrición y la información sobre dietas que se obtienen de diferentes fuentes se contradicen entre sí. Usted siempre debe chequear con su médico primero. Además, tenga en mente el siguiente consejo:

  • En cuanto a nutrición no existe ninguna “varita mágica”. No existe una dieta única que funcione para todas las personas. Usted necesita encontrar un plan de comidas que funcione para usted.
  • Una buena nutrición no viene en un suplemento vitamínico. Solamente tome una vitamina si su médico se la recomienda, ya que su cuerpo se beneficia más cuando usted come alimentos saludables.
  • Comer todo tipo de alimentos es mejor para su cuerpo; por lo tanto aprenda a probar comidas nuevas
  • Las dietas de moda ofrecen cambios a corto plazo, pero una buena salud es el resultado de un esfuerzo y un compromiso de largo plazo.
  • Las historias que cuentan las personas que han usado un programa o producto de dieta, especialmente en comerciales de televisión y en programas informativos —que en realidad son comerciales largos— son publicidad. Por lo general a estas personas les pagan para recomendar lo que el comercial pretende vender. Recuerde, el peso que se vuelve a ganar y otros problemas que aparecen después de que alguien ha completado un programa de dieta, nunca se mencionan en estos comerciales.

¿Y los medicamentos dietéticos ayudan?

A pesar de que los medicamentos dietéticos le pueden ayudar a bajar de peso al comienzo, usualmente, estos no le ayudan a mantener su nuevo peso y pueden tener efectos secundarios perjudiciales. La mayoría de las tabletas para adelgazar no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA en inglés), lo cual significa que usted no puede estar seguro si esos medicamentos no hacen daño. Tomar medicamentos tampoco le ayuda a aprender cómo cambiar sus hábitos con respecto a la comida y al ejercicio. Hacer cambios duraderos en estos hábitos es la manera de bajar de peso y de mantener su nuevo peso.

Otras Organizaciones

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 10/09
Creado: 09/05

Fuente: http://familydoctor.org/familydoctor/es/prevention-wellness/food-nutrition/weight-loss/what-it-takes-to-lose-weight.printerview.all.html

¿Cómo Bajar de Peso?

Como bajar peso de rápido y de manera segura

¿Estás tratando de bajar de peso? Lo más seguro es que quieras resultados de manera rápida. Las recetas de moda no duran mucho tiempo, y hay opciones más sanas y que puedes empezar ¡hoy mismo!

Puedes bajar 3 libras (1.3 Kilos) a la semana con una dieta sana y ejercicio.

Como bajar de peso rápido

Si quemas 500 calorías más de las que comes al día por una semana, deberías bajar entre 1 y 2 libras (1.3 a 2.6 kilos).

Si quieres perder aún más peso, necesitas comer menos y hacer más ejercicio.

Por ejemplo, si consumes entre 1,050 y 1,200 calorías al día, y te ejercitas por una hora al día, podrías perder entre 3 y 5 libras la primera semana, o más si pesas más de 250 libras (113 kilos). Es muy importante no reducir la cantidad de calorías más lejos ya que puede ser peligroso.

Reducir la sal y los almidones también puede significar la pérdida de más peso en un principio – aunque asi, estarias perdiendo líquidos, no grasa.

Dietas para bajar de peso rápido

Algunas personas recomiendan dietas que reduzcan al mínimo los almidones, azúcares agregadas, grasa de animal en carne y productos lácteos. Para perder peso rápidamente, se recomienda enfocarse en frutas, vegetales, claras de huevo, productos de soya, pechugas sin piel, pescado, mariscos, productos lácteos no grasos, y el 95% de carne magra (carne con poca grasa).

Incluso si lo escribes en una servilleta y terminas tirándola a la basura, el acto de escribirlo se trata de hacerce responsable ante uno mismo y es una herramienta muy eficaz para la pérdida de peso.

Además de anotar qué comiste, y cuando, también puede ser que quieras tomar nota de cómo te sentías justo antes de comer. ¿Estabas enojado, triste o aburrido? A menudo nos enfocamos solamente en los alimentos y calorías, pero las emociones son una gran parte de nuestros hábitos alimenticios.

Si vez un patrón emocional persistente en tu manera de comer, por favor, considera hablar con un consejero al respecto. Ellos pueden ser una gran ayuda en la búsqueda de otras formas de manejar tus sentimientos.

¿Estas cansado de las dietas populares?

Haz ejercicio para bajar de peso rápidamente. Estudios demuestran que para bajar de peso se requiere cerca de una hora de ejercicio moderado al día.

Planea hacer cardio y entrenamiento de fuerza.

El cardio quema más calorías, así que es ideal para bajar de peso rápidamente, pero después debes incluir unas cuantas horas de entrenamiento de fuerza la semana. Para quemar más grasa trata de sudar después de calentar y mantente sudando por una hora mientras haces ejercicio.

Si no estás haciendo ejercicio ahora, y tienes una condición crónica, o mucho peso que perder, es importante que consultes a un doctor especializado en nutrición, ellos te guiarán y se asegurarán que estés lista para comenzar una rutina de ejercicio.

Tomate tu tiempo, no hagas mucho ejercicio o ejercicio de más. Empieza desde abajo para ayudar a prevenir lesiones.

Una forma de avanzar más rápido en tu intensidad de ejercicio es hacer ejercicio en intervalos – breves ráfagas de alta intensidad, seguido de un ritmo más suave, y repetir ese patrón a lo largo de tu entrenamiento.

Entrenar en intervalos ayuda a trabajar mas fuerte sin tener que pasar todo el tiempo en alta intensidad, y conforme pasa el tiempo, es más fácil quemar calorías mientras más lo hagas.

Yo sé que las dietas de moda suenan muy tentadoras, especialmente si tienes mucho peso que bajar. Algunas celebridades hacen estas dietas y se ven muy bien. Pero recuerda, si una dieta suena muy bien, lo más probable es que lo sea.

Por favor omite programas que promueven pastillas de desintoxicación, laxantes, ayunos, o comer en porciones, y cualquier dieta que promete perder más de 2 a 3 libras por semana.

La verdad es que la reducción de calorías por debajo de 1,050-1,200 por día es contraproducente, porque se necesitan músculos fuertes para poder hacer ejercicio de manera efectiva.

Cuando comes pocas calorías, pierdes grasa pero también músculos, y eso es lo peor que uno puede hacer ya que desacelera tu metabolismo y hace que sea más difícil aumentar la intensidad o la duración del ejercicio.

Las dietas de moda también te preparan para el fracaso privándote de lo que quieres. No se puede comer así por mucho tiempo, y es muy probable que te rebeles y termines donde empezaste. ¡Te mereces algo mejor que eso!

Por supuesto es importante atacar tus metas de pérdida de peso, ponlo en la vía rápida, pero por favor, hazlo de manera correcta para tener éxito y que dure.

Fuente: http://www.lacocinasaludable.com/como-bajar-de-peso/

Como bajar de peso: Una guía completa paso a paso

El propósito de este artículo es actuar como una introducción a nuestro sitio. En Internet existe mucha información sobre cómo bajar de peso, pero muchas veces no sabes por donde comenzar y te rindes. Es por eso que aquí se busca orientarte para que puedas triunfar. Presentamos una idea general de todo el proceso, para que sepas que hacer primero, y cómo proseguir. Esta guía está basada en cuatro puntos:Motivación, dieta, ejercicio y perseverancia, y busca darte una idea global de como poder perder esos kilos extras. No importa que tanto sobrepeso tengas, estos conceptos están comprobados y, si los aplicas correctamente, tu pérdida de peso está asegurada.

Empezamos por hablar sobre cómo colocarnos en la mentalidad correcta para bajar de peso, los motivos para hacerlo y cómo marcarnos metas apropiadas. Hablamos de cómo tener una buena alimentación y mejorar nuestros hábitos, cubrimos todo lo relacionado al ejercicio: Como empezar, que hacer, que tan seguido y con qué intensidad. Finalmente discutimos diversos trucos para evitar errores y para seguir firmes con nuestros planes y no desistir. Arranquemos.

1)      Motivación

Al comenzar, es bueno que pienses en algunas cosas. Tienes que saber que para cumplir tus objetivos vas a tener que hacer cambios en tu estilo de vida, y que eso no es automático, sino que se necesita un esfuerzo consciente de tu parte. Es por eso que antes de empezar, es recomendable que tengas claro algunas cosas.

Primero, pregúntate, ¿por qué quieres perder esos kilos extras? ¿Qué beneficios quieres obtener? Las respuestas pueden ser varias y serán diferentes para cada persona, pero es importante que sepas las tuyas. No importa si quieres eliminar la grasa alrededor de tu cintura, o si quieres mejorar tu salud, que tu figura se vea mejor en tus ropas, tener una vida más saludable,  menos posibilidades de enfermarte, etc. Anota tus respuestas, esto genera un impacto psicológico mayor, ya sea en motivación o en eliminar excusas. Te permite tener claro que el bajar de peso es importante para ti, no es una idea pasajera.

Segundo, ponte objetivos claros. Elije metas a corto y largo plazo que quieras y puedas cumplir. No escojas objetivos desmedidos ni te engañes a ti mismo, se consciente de tus posibilidades y arranca despacio, no te mates. Es importante que te centres en los objetivos a corto plazo como “perder 4 kilos en 6 semanas” pues cuando los cumplas te motivarás aún más a seguir con tus planes. Por el contrario, si quieres perder 15 kilos en un año, deberás esperar un año entero para recompensarte de alguna forma y es casi seguro que abandones. Ambas metas pueden ser cumplidas con fuerza de voluntad, pero es mejor ir avanzando de a pequeños pasos para llegar al gran objetivo final. Además, perder 4 kilos es menos abrumador que bajar 15, por lo que tu cerebro no se opondrá tanto a la idea. Lleva un diario, anota todo lo que has bajado para mantener un registro que te permita sentir que avanzas en la dirección correcta.

Tercero, sigue un plan claro. No comiences si no sabes que harás. Elije un plan de alimentación adecuado y una rutina de ejercicios que puedas seguir, pero también piensa en que harás cuando se te presenten obstáculos, tentaciones y deslices. No te castigues si comes algo que no debes sino que intenta volver a la rutina lo antes posible, busca combatir las excusas que te pondrás para no hacer ejercicio.

Ahora que ya hemos repasado todos los pasos previos, es momento de que nos metamos en el tema en sí: Como adelgazar. Y como hacerlo de manera permanente y sana.

2)      Dieta

La palabra dieta es asociada generalmente a pasar hambre, a comer poco y a sufrir para reducir nuestra grasa corporal. Ese no es el uso que le daremos a la palabra. Para nosotros, de ahora en adelante, dieta significa simplemente los alimentos que comes. Veras que no tienes que pasar hambre, y que puedes comer bien. La clave está en cambiar tus hábitos alimenticios por otros más saludables.

La idea básica consiste en que para bajar de peso simplemente debes generar un déficit de calorías. Esto se puede hacer de dos maneras: Ingiriendo menos calorías (dieta balanceada) o gastando más (ejercicio). Comenzaremos por mejorar nuestra dieta por dos razones simples. Primero, generalmente hay mucho que mejorar, y puedes realizar varios cambios pequeños que generarán resultados. Segundo, es más fácil que logres adelgazar con una dieta más balanceada y sin hacer ejercicios que ejercitándote y manteniendo tu mala alimentación. Es por eso que te recomiendo que comiences por cambiar tu alimentación.

Primero que nada, comienza por estudiar un poco. Aprende que es tener una buena alimentación aquí. Familiarízate con las calorías, nutrientes, vitaminas, minerales, etc. De esta forma, podrás saber si lo que estás haciendo es correcto, si estas ayudando a tu cuerpo o lo estas dañando. No sigas un plan de alimentación ciegamente sino que compréndelo y convéncete de que tiene sentido realizarlo. Una buena alimentación te brinda una innumerable cantidad de beneficios para tu salud, o sea que no solo perderás kilos sino que te sentirás mejor y prevendrás muchas enfermedades.

Para tener una idea de donde partes, puedes anotar todo lo que comes durante unos días para calcular cuantas calorías consumes, luego utiliza una calculadora para averiguar tu Índice de Masa Corporal, y cuantas calorías deberías consumir por día. No te asustes si los valores son muy diferentes, tu objetivo será que estos dos valores se acerquen cada vez más, cambiando lo que comes y cómo lo haces.

Básicamente, una alimentación balanceada consiste en consumir diversas frutas y verduras, carnes magras, retirándoles el exceso de grasas, pescados, productos lácteos descremados, frijoles, granos y harinas integrales. Evitar frituras, alimentos con excesos de azúcar y bebidas de cola. Consumir bastante agua y jugos naturales sin azúcar. Comer porciones más pequeñas, y hacerlo al menos 5 veces al día, con colaciones bajas en calorías entre comidas para evitar el hambre.

Luego que tienes un plan de alimentación saludable seleccionado, adáptalo a tu vida. Si ves que no te agrada una de las posibles frutas, busca una alternativa. Si eres fanático de la pasta, come variedades hechas con harinas integrales o verduras. Es muy importante que las sugerencias que tienes anotadas sean apetitosas, todas deben ser comidas que tú podrías comer, o que quieres probar, y no platos que comes por obligación, o que no te agradan sus sabores. El internet está lleno de recetas apetitosas y sanas, búscalas.

Recuerda que es recomendable que consultes con un nutricionista o médico general para que te asesore. Cuéntales sobre los cambios que quieres llevar a cabo en tu vida, ellos serán capaces de orientarte y de brindarte información extra, además de asegurarse de que tu cuerpo es capaz de sobrellevar dichos cambios. Todas las recomendaciones que te he dado son respaldadas por los profesionales, pero cada individuo es diferente y por lo tanto conviene que te asegures. Es importante que consultes si padeces de presión arterial alta, diabetes, problemas cardíacos o dolores musculares.

Luego de tener todo preparado, ¡comienza! Recuerda, la clave está en hacer cambios leves que puedas mantener. Agrega una fruta un día, otras pequeñas colaciones entre comidas al día siguiente, y avanza hasta que tu manera de alimentarte sea totalmente distinta. Piensa, ¿Cómo puedo mejorar mi vida hoy? Prueba distintos alimentos y recetas para encontrar los que te gusten, y recuerda, no pases hambre, no te castigues, busca mejorar sin crearte problemas, y así te será fácil adaptarte a tu nueva vida.

3)      Ejercicio

Al cambiar tu dieta, comenzarás a perder peso de manera progresiva y permanente, tu cuerpo adquirirá una silueta más esbelta, y te asegurarás de no volver a ganar todos los kilos perdidos. Sin embargo, paraacelerar el proceso y potenciar aún más tus esfuerzos, debes hacer ejercicio. Nuestros cuerpos están diseñados para moverse, es por eso que el sedentarismo provoca muchas enfermedades. Cuanto más utilices tus músculos, más calorías quemarás. No es necesario que te conviertas en un atleta profesional, es más relevante que te ejercites con regularidad a que lo hagas de manera intensa, es por eso que sesiones de leve o moderada intensidad son muy eficaces a la hora de reducir la barriga.

Debes centrarte en realizar ejercicio del tipo cardiovascular, como puede ser correr, caminar, nadar, bailar, bicicletear, etc. Este tipo de ejercicio aumenta tu metabolismo y los latidos de tu corazón, lo que hace que tu cuerpo consuma sus reservas de grasas. Parece extraño, pero si quieres marcar tus abdominales, el ejercicio más importante no son las repeticiones abdominales localizadas, porque, aunque tengas estos músculos muy bien desarrollados, si tu porcentaje de grasa corporal es alto, no aparecerán, pues estarán cubiertos por ella. Es por eso que conviene que comiences por estos ejercicios antes de empezar una rutina en el gimnasio.

Personalmente, creo que la mejor manera de comenzar es caminando. El caminar te permitirá mejorar tu condición física sin producirte un cansancio excesivo o lesiones. Es muy bueno como puntapié inicial, sobre todo si llevas una vida sedentaria y si no practicas deportes. Una primera meta sería caminar 10000 pasos por día. Parece mucho, pero luego de comenzar te das cuenta de que no lo es tanto. Luego puedes ir aumentando tu velocidad, y comenzar a trotar o correr para romper la rutina. De esta manera, lograrás quemar cada vez más calorías de una manera segura, lo que te traerá una cantidad de beneficios adicionales para tu salud física y mental.

Esta no es tu única opción. También puedes variar el tipo de ejercicio que realizas de acuerdo a la estación, nadando en verano o utilizando una caminadora o una bicicleta elíptica en invierno. Además puedes realizar actividades en grupo, como clases de spinning, Pilates o practicar deportes con tus amigos, como pueden ser el tennis, football, basketball, etc. Es cuestión de ingeniarse.

¿Y qué tan seguido tengo que ejercitarme? Un buen punto de partida serían tres sesiones de 60 minutos por semana. Te permitirán gastar un buen número de calorías sin agotarte. Claro que puedes aumentar las sesiones si tienes tiempo o ganas. No te preocupes si no puedes correr o trotar, el factor principal a la hora de saber cuánta energía gasta tu cuerpo es la distancia que recorres, así que te conviene caminar distancias mayores y no correr y cansarte enseguida. El cuerpo empieza a utilizar sus reservas energéticas luego de los 30 minutos, así que las sesiones largas son más efectivas. Cuando tu condición física mejore puedes ir aumentando tu velocidad para exigirte un poco más y obtener resultados óptimos.

Hay algo que te puedo garantizar, el salir a caminar, o cualquier otro deporte que practiques, te va a traermuchos beneficios. Te sentirás mejor, dormirás más plácidamente, tendrás más energía, mejorarás tu autoestima, te sentirás más optimista y reducirás tus niveles de stress. Además, tendrás menos chances de sufrir problemas cardiovasculares y diabetes, reducirás tu colesterol y tu presión arterial, mejorarás tu digestión y tus defensas e incluso tu memoria y tus reflejos. Aparte de prevenir muchas dolencias mentales como la depresión y la ansiedad y otras físicas como los dolores de articulaciones, los problemas intestinales, la osteoporosis e incluso el cáncer.

Cuidado con las heridas. Si no estás acostumbrado a mover tu cuerpo y lo sobre exiges, puedes provocarte lesiones musculares que no te permitirán ejercitarte por un tiempo. Debes conocer tus límites, ejercitarte hasta sentirte cansado es positivo, correr 10 km y terminar arrastrándote no lo es. Empieza con entrenamientos leves y ve amentando la intensidad a medida que mejora tu condición física. Recuerda estirar bien luego de terminar para que las tensiones que se acumularon en tus fibras musculares se disipen.

4)      Perseverancia

Quizás la parte más difícil sea el acostumbrarse a realizar ejercicio y a comer bien todas las semanas. Es cuando muchos fallan, ya que no tiene la fuerza de voluntad necesaria para seguir adelante. No hay que desesperarse, ya que existen varias cosas que puedes hacer para facilitarte las cosas. Primero que nada, recuerda que si cometes un desliz, no debes castigarte, simplemente asume que cometiste un error y trata de retomar tu nueva forma de vida. La única manera de perder es rendirte.

Se consciente de todo lo que ya has logrado, de todo lo que quieres lograr y de todos los beneficios auxiliares que conseguirás. Piensa en todo lo positivo que te trae y te traerá el tener un abdomen plano y un cuerpo más atlético. Haz una lista de todos tus objetivos. Verte mejor, poder tener más autoestima y autoconfianza, poder ir a la playa y no pasar vergüenza, mejorar tu salud, prevenir enfermedades, etc. Vuelve a pensar en porque estas luchando. También puedes escribir todo lo malo que pasará si abandonas. Sentirte un fracasado, no poder cumplir tus metas, tener dolores musculares, pensar que estás gordo, etc. Todo esto te dará ese empujón que necesitas cuando estés sin ánimos.

Prueba ponerte metas más pequeñas, que puedas cumplir a corto plazo (4-6 semanas). Esto parece no ser importante pero en la práctica brinda una gran fuerza de voluntad, al sentir que cumples tus objetivos, tendrás más motivación para seguir con tus ejercicios y tus cambios alimentarios, y te sentirás inspirado a enfrentar metas más ambiciosas.

Aprende a controlarte a ti mismo. Muchas personas comen porque están aburridos, tristes o estresados, esto se llama “comida emocional”. Piensa si puede ser tu caso. Analiza tus acciones para poder conocerte mejor y así controlarte. Si no puedes dejar de comer dulces por impulso, coloca un papelito que te recuerde cuantas calorías tiene cada galleta, para que lo puedas pensar dos veces. No coloques los alimentos poco saludables en lugares de fácil acceso, sino que escóndelos en el fondo de tus cajones, y coloca las frutas y barras de cereales en lugares prominentes, para que sea lo primero que veas.

Cuéntale al mundo que quieres bajar de peso. Busca amigos o familiares que te apoyen, que te escuchen y que puedan preguntarte cada tanto como vas con tus objetivos. De  esta forma, sentirás cierta presión para cambiar, de lo contrario tendrás que admitir tu derrota.

No pares. Continua. Persevera. Recuerda que esto lo estás haciendo por ti y por nadie más. Tu cuerpo es importante para ti y la única persona que se beneficiará de cuidarlo eres tú. Así que no decaigas. No dejes que nadie te convenza de que no puedes lograrlo. Eres más fuerte de lo que crees, así que sal adelante. Tú puedes. ¡Ánimo!

Fuente: http://www.tenerabdomenplano.net/como-bajar-de-peso-guia-completa/

6 maneras de bajar de peso sin hacer ejercicio

Publicado por Denisse Charpentier

Una apropiada rutina de ejercicios ayuda a quemar calorías y por ende a perder peso, sin embargo, muchas veces nuestras vidas ajetreadas no nos permiten dedicar tiempo a la actividad física.

Si es tu caso, te recomendamos algunos trucos para conseguir tu objetivo en forma más rápida, recogidos porGrandparents.com.

1. Baja las luces y escucha música relajante cuando comes

Un estudio realizado por investigadores de Cornell, observó cómo un grupo de personas que comió en un restaurante de comida rápida, donde la iluminación era suave y la música era relajante, comió en promedio 175 calorías menos que quienes cenaron en el mismo lugar, pero con las luces completamente encendidas y la música a todo volumen.

Brain Wansink, científico a cargo del estudio, explica que cuando el ambiente es más relajado se tiende a comer más lento y la comida se enfría, por lo que deja de ser agradable para los comensales.

2. Reduce el tamaño de su plato

La mayoría de las platos actuales son de 28 o 30 centímetros de diámetro. Si elegimos uno de 23 o 25 centímetros podemos comer un 23% menos, según Wansink. “Es una manera fácil de reducir (la ingesta de comida) sin pensar (que lo estás haciendo)”, expresa. Del mismo modo, si usas una cuchara más pequeña, puede comer un 14% menos en cada comida.

“Durante varios meses, se suman muchos menos alimentos y pierdes peso”, explica.

3. Pésate

Muchas personas niegan su sobrepeso según la nutricionista registrada Irene Rubaum Keller, quien afirma que esto no ayuda a perder peso.

Aunque pesarte regularmente puede no ayudarte a bajar en sí, puede contribuir a que mantengas tu peso. Ella sugiere pesarse en la mañana, antes de comer y después de ir al baño, por 7 días seguidos. Ese será tu peso promedio real y en base a él, puedes comenzar un plan de pérdida de peso o decidir que estás conforme con cómo te encuentras actualmente.

4. Registra lo que comes

Escribir lo que comes cada día te permite estar consciente de lo mucho que estás comiendo. Keller dice que algunos se resisten a esta idea porque piensan que es difícil, pero en realidad toma sólo unos minutos. Es más, la experta explica que puedes facilitar la tarea con aplicaciones como Loseit.com.

5. Duerme lo suficiente

Cuando dormimos poco tendemos a comer más. Marie Pierre St. Onge, médico y profesora de la Universidad de Columbia e investigadora del Centro de Investigación de la Obesidad de Nueva York, dice que algunos estudios han demostrado que las personas privadas de sueño producen más grelina, una hormona que estimula el apetito. A esto se añade que un cerebro cansado es menos capaz de controlar sus impulsos.

6. Toma un buen desayuno

Esto no significa darte un banquete en la mañana, sino que comer un desayuno abundante, pero saludable que incluya proteínas. Esto ayuda a mantener el hambre controlado durante el resto del día. Alimentos como huevos o yogurt son ideales para el desayuno, además, se recomienda comer cada 3 horas.

Fuente: http://www.biobiochile.cl/2013/07/03/6-maneras-de-bajar-de-peso-sin-hacer-ejercicio.shtml

SALUD Y BELLEZA

Cómo bajar de peso de forma rica y saludable

Con la llegada del calor, comienza la vertiginosa carrera para perder kilos en tiempo récord. Sin embargo, se puede perder peso sin poner en riesgo la salud. Los consejos para alimentarse en verano y los mitos con los que hay que romper.

05 de Septiembre de 201309:48

Por: Florencia Rodriguez florencia.rodriguez@elsol.com.ar

Llegó septiembre y la temperatura ya comienza a ascender. Por este motivo, no son pocas las mendocinas que se preparan para llegar en forma al verano. Muchas veces, las mujeres recurren a dietas drásticas y abusan del ejercicio físico en la vertiginosa carrera por perder peso en tiempo récord. Lo cierto es que la clave está en combinar una dieta rica y saludable y sumarle actividad física a través del trabajo aérobico.

Según especialistas, el verano brinda una gran ventaja: se consumen alimentos más frescos y la exigencia de calorías disminuye. Además, las altas temperaturas ya invitan a las personas a estar permanentemente hidratadas aunque señalaron que no hay que obligarse a consumir dos litros de agua por día ya que eso depende del organismo de cada persona.

“La clave es respetar las cuatro comidas diarias para que el organismo esté satisfecho y para no comer fuera de horario. En el caso de tener hambre entre las cuatro ingestas siempre se puede recurrir a una colación. Si se desayunó con frutas, se puede comer un yogurt para cumplir con la porción de calcio y viceversa”, explicó Isabel Gattás, licenciada en Nutrición y profesora de tesis de la Facultad de Ciencias de la Nutrición de la Universidad Juan Agustín Maza (UJAM).

Con la llegada de la primavera y el verano, las frutas y verduras son las más recomendables y, en especial, en preparaciones simples. Lo aconsejable es consumir alimentos como lechuga, tomate, berro, apio, hinojo, zapallito, berenjenas, pepino, brócoli, acelgas, espinacas, coliflor, repollo, rúcula y achicoria que solamente contienen 5 por ciento de azúcares, o hidratos de carbono, proporcionando 4 calorías cada gramo de éstos.

“También son muy empleados los que aportan 10 por ciento de carbohidratos, como zapallo, zanahoria, remolacha, chauchas, alcauciles, nabo, pimiento, cebolla, arvejas. Pero quienes no deseen aumentar su peso, deben consumir escasa cantidad de papa, batata, choclo y palta ya que tienen 20 por ciento de hidratos de carbono”, señaló Ana Yanelli de Araniti, ex decana de la Facultad de Nutrición de la Universidad Juan Agustín Maza.

Terminar con los mitos

Que el aceite no es recomendable porque engorda, que es obligación tomar dos litros de agua por día y que comer pastas de noche no es aconsejable son algunos de los mitos que se escuchan cuando una persona se propone iniciar una dieta. Lo cierto es que estos comentarios no tienen relación con la realidad, sino todo lo contrario.

Si bien el agua, tal y como señala la Araniti, regula la temperatura corporal durante el clima cálido, actúa como un solvente en el organismo y como medio de transporte de nutrimentos, entre otras funciones vitales que tiene para el cuerpo, la persona no debe obligarse a consumir dos litros de agua por día.

“Beber agua es fundamental. No obstante, la cantidad que se consume depende del organismo de cada persona. Es éste el que pide el agua. Hay algunos que no piden los dos litros y esto se debe a que también hay que medir el agua que esa persona consume a través de otros alimentos, por ejemplo, las frutas. No es bueno obligarse a tomar agua”, expresó Gattás.

Aunque muchas mujeres quieran prescindir del aceite convencidas de que consumirlo las ayuda a ganar algunos kilos, éste resulta muy beneficioso para la pérdida de peso. El más aconsejable es el de oliva pero en caso de que a la persona no le guste o no pueda comprarlo, se recomiendan aquellos que son de una sola semilla.

“El aceite es importante porque ayuda a la asimilación de vitaminas liposolubles como la A y la D. Éstas necesitan de un medio graso para ser asimiladas. El aceite no engorda a menos que se lo cocine, tiene que consumirse crudo para condimentar ensaladas por ejemplo”, aconsejó la titular de Tesis de la Facultad de Nutrición de la UJAM.

La profesional también terminó con el mito de que comer pastas de noche no es aconsejable. Nada más lejos de la realidad ya que, ciertamente, es el momento recomendable para consumirlas. Lo mismo para el arroz, las tortillas u otros alimentos que contengan hidratos de carbono. Esto es simplemente porque estas comidas se metabolizan más rápido. Gattás indicó que la carne necesita unas seis horas para metabolizar mientras que las pastas- siempre y cuando no estén acompañadas de carne o salsas que la contengan- solamente necesitan entre una hora y media o dos horas por lo que permite descansar mejor.

Consejos útiles

La combinación ideal para perder peso es una dieta saludable basada en frutas y verduras frescas y ejercicio físico, como caminar al menos media hora por día o realizar ejercicios aeróbicos tres veces por semana durante una hora. Lo primero es comenzar por corregir malos hábitos alimentarios. En este sentido, Araniti recomendó evitar el exceso de gaseosas, especialmente de bebidas colas porque descalcifican y el de sal porque retiene líquido. A su vez evadir las comidas fritas o frituras, la mayonesa y en general, las comidas rápidas grasosas.

“También hay que restringir o evitar el exceso de bebidas estimulantes como el café, controlar el consumo de bebidas alcohólicas y, por supuesto, no olvidar la importancia del ejercicio físico en el cuidado de la salud”, agregó la profesional.

Alimentación para los más chicos

Las altas temperaturas alertan no sólo a los más grandes sino que es preciso prestar especial atención a los niños, quienes suelen sufrir el llamado “golpe de calor” y que produce deshidratación, diarrea, y fiebre.

Para prevenir estas situaciones, Araniti aconsejó beber mucho líquido, consumir alimentos frescos. “Las necesidades de líquidos pueden cubrirse con agua, jugos de frutas y verduras. También con caldos de frutas, llamados así, porque estas se someten a cocción como en el caso del caldo de manzanas, de pera y de duraznos, entre otros, que pueden ser frescos, o desecados” concluyó la profesional.

El ejercicio físico, clave

A las dietas hay que acompañarlas con algo fundamental: el ejercicio físico. Los profesionales afirman que el trabajo aeróbico es la clave para perder peso pero que también hay que tener en cuenta los gustos y preferencias de cada persona para que, de esta manera, se sienta estimulada y no abandone su rutina.

“El trabajo aeróbico es aconsejable porque se trabaja con la respiración y ayuda a quemar las grasas. Actividades como caminar, correr, andar en bici o hacer natación son de gran ayuda”, explicó Celeste Tuzzi, profesora de Educación Física.

Otros consejos sumó Emilio Soáres Da Costa, profesor de Educación Física en la Universidad Maza quien indicó que se recomienda que la persona acuda a una consulta médica, a una nutricionista y a partir de allí a un profesor para comenzar a programar la rutina de ejercicios acorde a su estado de salud, posibilidades, gustos y necesidades.

“Si se trata de una persona de 40 años, sedentaria que fuma y que tiene unos kilos de más, puede empezar tomando una caminata de 30 minutos diarios y después ir aumentando el tiempo, es efectivo. En cambio, si es una persona obesa, lo aconsejable es la natación porque trotar o, incluso, la bicileta le pueden costar un poco más”, afirmó Da Costa.

El profesor manifestó que los estímulos son importantes al momento de realizar actividad física porque incitan a la persona q seguir trabajando. “La natación es muy completa, pero si no le gusta puede ser yoga o algún deporte o estilo de danza que disfrute”, dijo.

Fuente: http://elsolonline.com/noticias/view/181912/como-bajar-de-peso-de-forma-rica-y-saludable

Estás en: Como bajar de peso > Cómo bajar de peso


¿Buscas un coach, un psicólogo o varios psicólogos en Barcelona?  Visita Coach Barcelona, Psicólogo Barcelona o Psicólogos Barcelona
¿Te interesa la PNL? ¿Ser constante, tener paciencia? ¿Ver si tienes daltonismo o superar un  test de daltonismo?


Uno de nuestros patrocinadores es una gran compañía de telecomunicaciones (Movistar, Orange, Vodafone)... próximamente tendremos a nuestra disposición artículos estilo ipad, iphone, ipod, smartphones en general, así como adsl gratis durante un año e incluso viajes. Estamos negociando acuerdos para poder regalar (previo sorteo) estos productos a los simpatizantes, suscritos a newsletter, seguidores de Twitter y Facebook, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Buscas un coach, un psicólogo o varios psicólogos en Barcelona?  Visita Coach Barcelona, Psicólogo Barcelona o Psicólogos Barcelona
¿Te interesa la PNL? ¿Ser constante, tener paciencia? ¿Ver si tienes daltonismo o superar un  test de daltonismo?